"Si observas al niño durante el juego, verás que desde el momento que toma un poco de masa, deja una huella, una huella de si mismo, de su personalidad, que hará que poco a poco despierte su creatividad".

A través de este proyecto se brindará a los niños diferntes elementos, texturas y formas, para que manipulen y jueguen. En esta edad comienzan a desarrollar su motricidad fina, sus movimiento cada vez se van ajustando más a su necesidad de accionar, explorar, percibir, pensar y sentir... por eso MANOS A LA MASA...